charles y ray eames

hoy hemos estado hablando en clase de mobiliario de esta magnífica pareja de diseñadores cuya obra desplegaron en diversos campos: la arquitectura, el diseño de muebles, de objetos domésticos y juguetes, la fotografía, el diseño de exposiciones e incluso la cinematografía.
Hemos empezado por analizar brevemente su casa: se trata de un proyecto asentado en la loma de una colina, con un desmonte que les permite situar la casa longitudinalmente. El terreno protege la planta inferior y una estructura extremadamente liviana emerge para propiciar la cubierta y los cerramientos. Estos paramentos se realizan con elementos prefabricados que se ajustan modularmente a la estructura configurada como un sistema ordenado y riguroso. Paneles lacados, tipo sandwich, chapas alveoladas, vidrios texturizados y demás elementos de cerramiento y tabiquería en seco van configurando los distintos elementos que cierran y distribuyen el volumen.
Frente a este concepto técnico y cartesiano de crear la arquitectura envolvente, desarrollan un instinto profundamente cálido, háptico y humano, al fin y al cabo, al interior. El carácter táctil de sus alfombras, el uso de la madera en cerramientos interiores o en la cara interior del cerramiento exterior, la ubicación de sus ergonómicas y orgánicas sillas y sillones, la densidad matérica y objetual y la introducción de la naturaleza a través de los ventanales superiores e inferiores, donde el doble espacio del estar adquiere un carácter casi de invernadero en el que uno se encuentra envuelto por la vegetación circundante, le dan propiedades maravillosas a este espacio, útil y delicado para vivir. El cambio de escala en la rinconera, la escalera cuidadosamente integrada…Es un viaje mental por la casa en el que uno disfruta y anhela un espacio similar para el día a día.
Por otra parte la casa está muy bien integrada en ese bosque que abriga y protege un volúmen con aperturas estrategicamente dispuestas y bastante permeable a la luz. Al abrigo del muro de contención la casa se acomoda y aprovecha la inercia térmica del terreno, y contraresta su gran volumen y sus aperturas con el abrigo protector de las copas de los árboles.
En fin, una gran obra con muchos guiños a los factores claves de la modernidad del XX y con un espíritu del que queda imbuida toda su obra.
Seguiremos hablando de ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: