Archivo para octubre, 2012

iglesia en villalba

Posted in arquitectura, Uncategorized, urbanismo with tags , on octubre 31, 2012 by proyectosinteriores

Al hilo de la visita que hicimos a Villalba de Calatrava,me gustaría completar ese capítulo haciendo hacer una breve mención a la iglesia, obra de Fernández del Amo.
Se trata de una construcción muy sencilla, de nave única con capillas a los pies ( confesionario y baptisterio) flanqueando la entrada y un ábside en la cabecera. De bellas proporciones en su relación entre la anchua y la altura, resulta un espacio esbelto. Sobre el acceso se encuentra el coro, a modo de tribuna. Vemos pues que sigue un esquema clásico de iglesia de nave única. Sin embargo la focalización de la luz en la parte superior, el uso de la cerámica en el suelo, el trabajo con las texturas propias de los elementos de construcción bajo el encalado blanco ( piedra, ladrillo, yesos “peinados”…), la introducción de detalles preciosos como las escaleras, y el grupo artístico creado para esta ocasión, obra de Pablo Serrano, configuran un edificio muy atractivo, con lazos inequívocos con la arquitectura popular y la modernidad.
Obra muy económica por su elementalidad y naturalidad constructiva y esencial en su belleza.
La impronta en el pueblo es soberbia a través de su fachada, como un telón representativo e icónico enfatizado por el mosaico de Serrano enmarcado por dos “torres” rotundas que recogen el campanario.
Nadie esperaría encontrar semejante obra en el corazón de la Mancha


Anuncios

el aluminio en arquitectura

Posted in arquitectura, interiorismo with tags , on octubre 25, 2012 by proyectosinteriores

El aluminio es un metal muy predominante en la naturaleza. Se obtiene a partir de un mineral llamado bauxita, tras un primer proceso químico denominado bayer, para posteriormente obtener el aluminio metálico a través de electrólisis. Es muy ligero en comparación con el acero y muy resistente en función de su baja densidad. Con una aleación adecuada se puede incluso aumentar la resistencia de cara a su empleo como material estructural. Toyo Ito ya construyó hace algunos años una casa con la estructura de aluminio y siguió con la exploración de este material en casi todos los elementos integrantes de la vivienda.
Es muy facilmente mecanizable y extruible, de ahí su uso en carpinterías. Es ligero y relativamente económico. Se usa incluso como material aislante térmico, cuando va vinculado a una cámara de aire.
Debido a un cliente cuya empresa se dedica a carpinterías de alumnio y vidriería, hemos tenido que introducir este material ampliamente en el proyecto de su casa. Hemos utilizado el material para cerramientos interiores y exteriores, en la cubierta de un volumen e incluso como aislamiento interior en los muros. Hemos decidido utilizar alumnio crudo, sin tratamiento, el cual conserva una nobleza de aspecto que pierde en los distintos procesos de anodizado, lacado… Es muy resistente a la corrosión por lo que se patinará con el tiempo adquiriendo un color más plomizo, pero no llegará a oxidarse.
Es interesante observar el comportamiento del material con la luz. Es más ingrato en un día soleado, al menos antes de patinarse, pero en un día como hoy, nublado y lluvioso el material adquiere una profundidad que lo hace realmente interesante. Lo más llamativo desde su percepción es su relación con la luz y los reflejos. En el volumen superior de la casa, se liga al cielo, dada su reflexión y se desmarca del zócalo reforzando el carácter que este volumen tiene de pieza aerea.
En el interior los reflejos son mesurados, y se manifiesta como un material luminoso y profundo.
Habrá que ver sus oscilaciones con el tiempo y la luz.
El hormigon, la piedra, la madera de contrachapado y el vidrio completan la paleta material de este proyecto

kiosko de flores

Posted in arquitectura with tags , on octubre 22, 2012 by proyectosinteriores

En 1969, ya próximo al final de su carrera, Lewerentz diseña para el cementerio de Malmo, proyecto que realiza de una forma muy dilatada en el tiempo a través de numerosas intervenciones en el trazado general que había proyectado,una pequeña construcción de servicio que alberga junto a la entrada principal del cementerio, un pequeño kiosko de flores. Junto a este se sitúa la casa del guarda y alguna pieza más de almacenaje y servicios.
Curiosamente el kiosko adquire en este punto de la entrada al cementerio una cierta notoriedad por su altura y el gesto en sección, como si fuera la pieza destinada a marcar la entrada al recinto de forma significativa. Más allá de este gesto geométrico, rotundo y firme, la arquitectura de este edificio se caracteriza por su silencio y su sencillez. Tan característico en la obra de Lewerentz es ese aspecto cuidado y a la vez despreocupado por aspectos dispares en su arquitectura. El uso del hormigón no es refinado, sino más bien industrial, queriendo ceder al material el protagonismo plástico a través de su propia puesta en obra elemental. La cubierta a un agua tiene una presencia enorme, afirmando el gesto de la sección y mostrándose perceptible en sus acabados debido al ajuste de altura que Lewerentz realiza en el voladizo. Los nervios que rigidizan la chapa en el voladizo añaden expresión plástica a este plano verde metálico. Los huecos en la trasera, allí donde el pabellón adquiere mayor altura se reducen a dos rectángulos juntos, con el plano de vidrio grapado y sin perfilería. Gran paradoja para un arquitecto que tenía una fábrica de perfilerías para ventanas. Este alzado no deja de ser curioso, ya que lo completan los proyectores de iluminación, con la línea eléctrica vista y una puerta de madera elevada en
exceso para el paso de un hombre.
En el porche delantero, al abrigo de la gran cubierta se encuentra un hueco continuo resuelto mediante un gran vidrio grapado en seis puntos y el acceso principal dispuesto de forma lateral.
En el interior el espacio se eleva hacia los dos huecos posteriores que enmarcan los árboles del cementerio y adquiere tensión gracias a las proporciones de la sección, que se define en sus extremos por su ajuste de altura en uno, y su gran altura en el otro. Lewerentz define la altura de trabajo, o del ser humano mediante las luminarias, que descuelga como elementos aereos, tal y como ya hemos visto en otras obras. El producto de venta protagoniza todo el término inferior y el plano superior lo resuelve mediante un techo reflectante, que fabricaba en su propia empresa ( ahora sí) y que otorga a ese plano un carácter más industrial frente a la rudeza del hormigón. Las instalaciones las dispone de manera muy ordenada e intencionada superpuestas sobre los muros de hormigón. Existe un cuarto adjacente para almacenaje y servicio que completa la geometría del contenedor.
Es una pieza que por pequeña y sencilla no deja de ser atractiva y que tras su aparente naturalidad, esconde la actitud del arquitecto frente a la obra.
Con este pequeño pabellón accedemos al cementerio de Malmo, visita que realizaremos en el próximo post.

villaba de calatrava

Posted in arquitectura, urbanismo with tags , on octubre 8, 2012 by proyectosinteriores

Hacemos un inciso en nuestro recorrido por la obra religiosa de Lewerentz para hacer un comentario sobre la visita realizada al Pueblo de colonización de Villaba de Calatrava.
En un día muy agradable y con un ambiente cordial hicimos el recorrido por el pueblo obra de Jose Luis Fernández del Amo.
El trazado es sumamente interesante, reuniendo las consideraciones de la orientación solar y la organización funcional del pueblo, además de los procedimientos constructivos autóctonos y la forma de vida plasmada a través de las tipologías de vivienda que responden rigurosamente a la forma de organización de la vida rural. Generando calles quebradas que rompen las visuales y se abren en las intersecciones a plazas arboladas con especies mediterraneas, la trama adquiere una forma de panal de abeja, anecdótica si consideramos que no es un formalismo, sino una clara intención de articular espacios urbanos interesantes. A su vez la disposición volumétrica de la vivienda ofrece una expresión de las viviendas muy atractiva a lo largo del viario. En el corazón de la trama, la iglesia, una notable obra de arquitectura del mismo arquitecto, en la que la integración de las artes es todo un logro, con una fachada representativa y un bello ejercicio constructivo desde la esencialidad de la materia al alcance y la expresión plástica de las texturas. Con qué poco se consigue tanto.
Es destacabale la inteligencia y talento del autor para realizar obras en contacto con la tradición popular y a la vez expresión inequívoca de la arquitectura de su tiempo ligada al movimiento moderno.
Todo ello en una España inmersa en un régimen dictatorial cuyas intenciones culturales se encontraban bastante alejadas de la modernidad. El talento arquitectónico y social, con el lápiz y la palabra.
Es necesario concienciarse del valor patrimonial de estos pueblos, de su reconocimiento y protección y de la necesidad de devolver estas obras a su estado original, ya que han dido visiblemente alteradas.
Si no lo hacemos los propios arquitectos, ¿ quién lo va a hacer? Quizá no es aún demasiado tarde para poder establecer los mecanismos necesarios de recuperación de estas obras.
Por último señalar la interesante conferencia que a cerca de los Pueblos de Colonización va a ofrecer el arquitecto José Rivero en la sede del Colegio de arquitectos de Ciudad Real, el día nueve de octubre a las 18.30h.
No os la perdais