paseo por el cementerio de malmo

Este proyecto que Lewerentz desarrolló a lo largo de décadas es un magnífico ejemplo de ordenación de un espacio destinado a cementerio.
Este tipo de proyecto fue muy cultivado por Lewerentz aprovechando la proliferación de concursos que el estado sueco promovió con relación a este tema. No se trata de un problema estricto de índole funcional sino sensitivo y espiritual. Facetas que Lewerentz cuida hasta el extremo y sobre las que estuvo investigando toda su vida.
En este caso se trata de un gran recinto, a modo de parque pero con unas trazas en la ordenación muy diferentes de aquellas que vimos en el cementerio del bosque. Si en éste se trataba de un paisaje, con carácter de bosque, donde la acción humana queda intencionadamente oculta tras los potentes recursos de manipulación del medio ( la colina, el estanque, los bosques…) en Malmo el caso es bien distinto.
Se trara de un recinto planificado, con unas trazas muy marcadas que sectorizan areas. Se trata de un jardín, más que de un bosque, que no oculta su artificio en la manipulación de la escala de los árboles, los paseos pergolados, los sectores acotados destinados a acoger las tumbas…Todo un ejercicio de paisajismo de gran belleza y carácter netamente distinto al cementerio del bosque.
Dentro de éste aparecen de forma dispersa la torre, edificio de servicios, el kiosco de flores al que ya hemos aludido en el blog y las capillas. Todas estas construcciones fueron realizadas a lo largo del tiempo y cada una en particular presenta unas características que nos hablan de las preocupaciones e intereses del arquitecto en su momento. Desde el uso elegante del orden clásico, en una capilla de implantación bellísima, la primera que realizó, hasta las capillas gemelas en las que explota la cualidad material a través de una fábrica de lajas de piedra. La torre, los pórticos de las capillas, así como numerosos detalles que ya hemos observado en su arquitectura denotan la naturalidad de sus facturas, el proceso constructivo de aparente “dejadez” en su apuesta por la acción del tiempo, la subversión de los valores disciplinares y una sensibilidad especial que constituye una forma muy personal y singular de hacer arquitectura. Finalmente cerca de la entrada construye el kiosco de flores como una aportación arquitectónica esencial de lenguaje contemporaneo.
DSC_0266
DSC_0190
DSC_0190

DSC_0191
DSC_0194
DSC_0196
DSC_0199
DSC_0217
DSC_0235
DSC_0236
DSC_0247
DSC_0258

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: