Archive for the arquitectura Category

villaba de calatrava

Posted in arquitectura, urbanismo with tags , on octubre 8, 2012 by proyectosinteriores

Hacemos un inciso en nuestro recorrido por la obra religiosa de Lewerentz para hacer un comentario sobre la visita realizada al Pueblo de colonización de Villaba de Calatrava.
En un día muy agradable y con un ambiente cordial hicimos el recorrido por el pueblo obra de Jose Luis Fernández del Amo.
El trazado es sumamente interesante, reuniendo las consideraciones de la orientación solar y la organización funcional del pueblo, además de los procedimientos constructivos autóctonos y la forma de vida plasmada a través de las tipologías de vivienda que responden rigurosamente a la forma de organización de la vida rural. Generando calles quebradas que rompen las visuales y se abren en las intersecciones a plazas arboladas con especies mediterraneas, la trama adquiere una forma de panal de abeja, anecdótica si consideramos que no es un formalismo, sino una clara intención de articular espacios urbanos interesantes. A su vez la disposición volumétrica de la vivienda ofrece una expresión de las viviendas muy atractiva a lo largo del viario. En el corazón de la trama, la iglesia, una notable obra de arquitectura del mismo arquitecto, en la que la integración de las artes es todo un logro, con una fachada representativa y un bello ejercicio constructivo desde la esencialidad de la materia al alcance y la expresión plástica de las texturas. Con qué poco se consigue tanto.
Es destacabale la inteligencia y talento del autor para realizar obras en contacto con la tradición popular y a la vez expresión inequívoca de la arquitectura de su tiempo ligada al movimiento moderno.
Todo ello en una España inmersa en un régimen dictatorial cuyas intenciones culturales se encontraban bastante alejadas de la modernidad. El talento arquitectónico y social, con el lápiz y la palabra.
Es necesario concienciarse del valor patrimonial de estos pueblos, de su reconocimiento y protección y de la necesidad de devolver estas obras a su estado original, ya que han dido visiblemente alteradas.
Si no lo hacemos los propios arquitectos, ¿ quién lo va a hacer? Quizá no es aún demasiado tarde para poder establecer los mecanismos necesarios de recuperación de estas obras.
Por último señalar la interesante conferencia que a cerca de los Pueblos de Colonización va a ofrecer el arquitecto José Rivero en la sede del Colegio de arquitectos de Ciudad Real, el día nueve de octubre a las 18.30h.
No os la perdais

Anuncios

imagenes

Posted in arquitectura with tags on septiembre 28, 2012 by proyectosinteriores

Iglesia de San Marcos

Posted in arquitectura with tags , , on septiembre 28, 2012 by proyectosinteriores

Con un salto de varias décadas en el tiempo y ya en la madurez de su carrera, Lewerentz construye dos obras por las que finalmente será considerado maestro. Se trata de San Marcos y San Pedro en Klippan.
En ambas trabaja con el ladrillo oscuro de Helsinborg y consigue llevar el uso del mismo al extremo de la disciplina con una gran maestría. “No es posible romper ladrillos” parece rezar una de las normas, por lo que Lewerentz trabaja con el aparejo de múltiples formas respetando siempre la integridad del material.
La Iglesia de Björkhagen y su centro parroquial se encuentran situados en el borde del pequeño pueblo y junto a un bosque de grandes árboles. Y esa es la sensación que da la aproximación desde el bosque, la de aproximarse a una fortaleza atemporal, cercana a una ruina, masiva e imponente.
El esquema espacial del conjunto se ordena a través de un volumen con forma de L que alberga la iglesia y el centro parroquial ( comedor, auditorio, biblioteca…) y otro volumen paralelo a una de las alas del anterior, constituyendo una pieza larga y estrecha, que se remata con el campanario. Esta pieza se muestra como un pequeño pabellón humilde, de baja altura, que nos muestra su cubierta y que recoge las oficinas y pequeñas salas. Al final descubrimos el curioso campanario, como un volúmen cúbico cuya esquina se forma a través de un cilindro. El campanario redunda en esta imagen de arquitectura civil a través de este detalle y nos muestra las campanas de forma tímida, “sin querer”, al estar detrás de una celosía de tablas que nos remite a un carácter de cierta provisionalidad.
El patio o calle alargada entre las edificaciones es interesante. Provoca sensaciones agradables el estar en él, alberga una fuente a modo de estanque y propicia la relación entre edificios además de posibilitar las celebraciones al aire libre cuando el clima lo permite.
El volúmen de la iglesia ocupa el rectángulo más ancho de la figura en forma de L.
Un vistazo a la planta no puede por menos que despertar nuestra curiosidad por la cantidad de sucesos arquitectónicos que ocurren en el muro sur y que a pesar del carácter fragmentario no perturban la unidad de los sólidos muros al exterior. El esquema de la capilla recuerda al de muchas plantas basilicales primitivas de nave central principal y nave lateral secundaria. Me vienen a la memoria imágenes de la arquitectura románica y prerománica y no sólo por esta configuración espacial clásica de templo lineal sino por el tratamiento de la luz. La atmósfera es intensa por su luz. Más bien diría que por su sombra o penumbra. Lewerentz en estos edificios trabaja con la penumbra más que con la luz, ya que el espacio se hace denso a través del claroscuro y de la materia. Ésta atmósfera difiere a mi entender de la de la Capilla de la Resurrección. El edificio está cargado de intensidad material, no sólo por la manipulación formal del muro ( cortes, abombamientos, resaltos…) y de los elementos delimitadores del espacio, sino por su propia materialización a través de este ladrillo que no pretende ser una fábrica pulcra sino una fábrica atemporal. Ésto se pone en evidencia en los huecos que introducen la luz de forma tangencial y logran mostrar la expresión material de los muros en mayor grado.
Es curioso como las obras de Lewerentz poseen una modernidad tan específica. No son “modernas” ni antiguas…pertenecen simplemente al tiempo y a la historia y a la vez consiguen escapar de él. Imagino que esta forma de hacer arquitectura es la que se encuentra muy próxima a la sublimación de la misma y la que permite hoy día celebrar obras como el Panteón o las capillas románicas antes aludidas. Son obras que trascienden.

la Capilla de la Resurrección. Lewerentz.

Posted in arquitectura with tags , on septiembre 4, 2012 by proyectosinteriores

Ya hemos hablado en este blog del arquitecto Sigurd Lewerentz.
Este arquitecto se caracterizó por su silencio. No publicó, no escribió, estuvo al margen de cualquier actividad académica. Lo que tenía que decir lo dijo con sus obras. Y fue mucho.
De carácter huraño e introvertido, realizó sin embargo numerosas colaboraciones con sus contemporáneos, de entre las que destaca su relación con Gunnar Asplund, finalmente truncada.
Considero a Lewerentz un personaje tan fascinante que creo que merece mucho la pena detenernos un poco en el análisis de algunas de sus obras. Para no ir muy lejor por el momento, nos quedaremos un poco más en el Cementerio del Bosque. Este proyecto fue ideado en su trazado por Lewerentz y como ya hemos comentado, se trata de un lugar extraordinario, lleno de espiritualidad y profundidad, ejemplo paradigmático en el siglo XX del espacio público. Con él iniciará Lewerentz una carrera en el diseño de espacios sacros que creo no tiene parangón en la modernidad. En este mismo cementerio sitúa su capilla de la Resurrección, calificada por muchos como la última obra maestra del clasicismo en el siglo XX.
Lewerentz traza una capilla de bellísimas proporciones, con reminiscencias clásicas. No en vano hace uso de la proporción aurea para configurar un espacio lineal que reduce a una extrema esencialidad de elementos. Sin embargo no podemos obviar la vocación que Lewerentz tuvo a lo largo de su carrera para subvertir el lenguaje y llenar la disciplina de paradojas, de índole conceptual y constructiva. Digamos que su obra está llena de “accidentes” en apariencia que dejan de serlo ante una atenta mirada.
Para ello nos muestra un dominio sin igual de la disciplina. La domina para saltarsela, siendo sintéticos. En esta capilla no deja de llamar nuestra atención una serie de cualidades y de elementos como el pórtico descentrado, con un trazado exquisito del orden clásico. Además el pórtico se encuentra “despegado” del volúmen de la capilla, otro matiz paradójico que supone un preámbulo y anuncio de la modernidad, a la que Lewerenzt no era ajeno. Ya en el interior, contrapea las pilastras adosadas a los muros que se manifiestan con un leve relieve, por lo que con un guiño nos deja ver que los supuestos elementos de carga, no se encuentran alineados. El volúmen exterior es de una austeridad extrema frente al pórtico, como si éste fuera el receptor del orden clásico concentrado. Hasta tal punto que no existe relación canónica entre la cornisa y el alero, que consiste en el voladizo de la estructura de madera que deja a la vista. La materialidad interior manifiesta una luz fría, generando una atmósfera de ascesis que se traduce en el haz de luz, único, que penetra por el hueco tripartito y que se difunde a través de los revocos grises. Esta imagen concentra la intensidad del espacio a través de la luz y su atmósfera, encontrando como fondo el baldaquino,

cuya presencia parece focalizar el espacio hacia el extremo opuesto a la entrada.
Detalles como los pavimentos, interior y el del pórtico, la cubierta de cobre y sus remates con ese poso de “dejadez”, ya una constante en la obra de Lewerentz, tal es la naturalidad con que le gustaba construir sus obras, la evacuación de aguas, las puertas de acceso…nos presentan una obra muy rica, que ya desde el punto de partida de la ubicación en el cementerio está llena de intensidad.

cine skandia

Posted in arquitectura, interiorismo with tags , , on junio 4, 2012 by proyectosinteriores

para continuar con la figura de Gunnar Asplund me gustaría hacer un breve comentario sobre el cine Skandia. Es un proyecto que le encargan al arquitecto en el año 1922. En él puede plantear el simbolismo a través de varios elementos. Influenciado por su viaje a Italia, plantea un espacio coronado por la bóveda celeste, en el que el techo representaría el cielo y los globos de iluminación las estrellas. El altavoz, que representa un cilindro emergente de lo alto se expone como la luna, y las galerías y palcos, son pequeñas arquitecturas bajo ese cielo estrellado. Arquitectura dentro de arquitectura. Además la ceremonia del recorrido vuelve a estar muy presente en la arquitectura. Tras un vestíbulo en el que la taquilla se integra en una burbuja de cristal, se accede a un espacio de transición que nos lleva al patio de butacas o nos conduce hacia la escalera. Al final de ésta y tras un giro al fondo, descubrimos las galerías de acceso a los palcos superiores. Es curioso el tratamiento que Asplund da a las puertas de entrada a esos palcos, con un nuevo guiño simbólico y paradójico, ya que se asemejan a las puertas de un “armario de los secretos” tal y como citaba el arquitecto José Manuel López Peláez, y al efecto citado de arquitecturas dentro de la arquitectura. El color rojo, los tapices de las butacas y las alfombras de los pavimentos, los detalles figurativos de pequeñas esculturas representando el mundo mágico y de deseo que representaba el cine…forman un conjunto espacial donde el carácter onírico y festivo nos envuelve hasta el momento de salir de nuevo a nuestro rutinario mundo exterior.







asplund

Posted in arquitectura with tags , on mayo 30, 2012 by proyectosinteriores

Me gustaría hacer un comentario sobre Erik Gunnar Asplund, arquitecto sueco que murió joven habiendo realizado un puñado de obras memorables. La trayectoria de Asplund es compleja, con recorridos de ida y vuelta y una concepción de la arquitectura que le hace valorar lo vernáculo, el clasicismo, el lenguaje del movimiento moderno, a la vez que manifiesta una reacción contra el mismo, fruto de su constante reflexión arquitectónica y su indudable talento.
Me gustaría destacar el proyecto que realiza en el año 1918, que no deja de ser un homenaje al concepto de cabaña vernácula, a la vez que una obra de concepción clásica: la capilla del bosque de Estocolmo.
La llegada a esta pequeña capilla se realiza a través de una secuencia de espacios que siguen un eje muy claro y que constituye, tal y como se puede apreciar en toda la obra de Asplund, una promenade, un paseo arquitectónica a través de distintos espacios cuya secuencia nos prepara para el momento final que culmina bajo la luz cenital. El camino está flanqueado por árboles y nos lleva a la sala hipóstila exterior, ese bosque de pilares dentro del bosque sueco. Este espacio es muy bajo y profundo, alude a la vez a la sensación de cobijo bajo un pesado techo, la cabaña, y al concepto de espacio pórticado tan frecuente en la arquitectura clásica. De hecho las columnas pertenecen al orden dórico, sobre el que se situa la pesada cubierta de la cabaña. Tras cruzar el umbral, flanquedo por dos muros que recogen el espacio de ingreso, llegamos al espacio bajo la cúpula, donde el techo se fuga hacia el cielo, el espacio se descomprime y la luz lo inunda tras resbalar por la superficie curva.
Es un proyecto lleno de simbología, como la mayor parte de la obra de Asplund, situado en un lugar mágico, silencioso, con una carga de tensión y de espiritualidad que hace trascender la propia obra.
No he tenido la suerte de visitarla para creo que se trata de una de esas obras que son contadas y que uno las recuerda por esa capacidad de trascender. Uno a penas visita en toda su vida un puñado de obras con esta cualidad.
El próximo día comentaremos el cine Skandia, alejado de estas premisas pero de gran interés, especialmente por las cualidades interiores del espacio y por su enorme carga simbólica.

visita a clinica en piedrabuena

Posted in arquitectura, interiorismo with tags , on mayo 21, 2012 by proyectosinteriores

el pasado martes estuvimos visitando una obra realizada por mi estudio, bernalte_leon arquitectos en la cual pudimos ver terminado un edificio destinado a clínica dental en un pequeño pueblo próximo a Ciudad Real,Piedrabuena.
El edificio consta de dos cuerpos: uno de ellos se orienta a la calle, es monolítico y posee dos plantas y alberga la sala de espera en la inferior y un espacio disponible en la superior. Este volumen se perfora en su parte central a través de una sucesión de costillas metálicas que sirven de soporte estructural, parasol y sujeción del muro de vidrio. De este modo se conforma un lucernario también para la planta inferior de manera que a través de ella se ilumina la galería superior, los espacios que den en un futuro a dicha galería y la sala de espera a nivel inferior.
El segundo cuerpo de edificación está formado por un pequeño pabellón, de escala muy doméstica y orientado a un patio ajardinado. En este pabellón se encuentran los gabinetes. El paciente pasa de un espacio alto e iluminado desde arriba a un espacio bajo y fugado al jardín, permitiendole ver la tapia y la vegetación antes de sentarse en el sillón clínico. Se trata de un pabellón que pretende estar próximo a la arquitectura popular, la de patios ajardinados y entoldados que actúan de desahogo de la vivienda y de climatizador a través de las ventilaciones, el agua y la naturaleza. En este patio se recoge una pequeña lámina de agua sobre la cual vierte el canalón de borde de la cubierta del pabellón de gabinetes.
Entre estos dos espacios tan diferenciados se recogen los espacios de servicios: aseo accesible, aseo de personal y almacenaje de los gabinetes. La diferencia de alturas entre la planta superior del bloque masivo y la cubierta del pabellón permite filtrar entre ambos la luz natural y la ventilación directa, de forma que todos los espacios de la edificación disponen de luz natural y ventilación.
Por último señalar que a nivel funcional, las circulaciones son cíclicas, es decir que existe un circuito continuo entre la sala de espera, el primer gabinete en uno de los extremos, la sucesión de los gabinetes y de nuevo la sala de espera en su otro extremo, lo que permite que el personal se pueda mover con fluidez y atender los distintos espacios con recorridos mínimos. Las ventilaciones cruzadas se han estudiado cuidadosamente y se producen gracias al patio-jardín interior. La naturaleza como protagonista necesita tiempo para poder tomar presencia en este patio, aquella que estamos acostumbrados a ver en los patios de las casas populares.